Jefa de ONU Mujeres Chile visitó el IEI

Durante la exposición que realizó ante académicos y estudiantes del Instituto, Gabriela Rosero Moncayo definió como desafíos urgentes que debe abordar América Latina, la creación de sistemas de cuidados nacionales y regionales, así como la reducción de la violencia de género.

Esta tarde, la economista ecuatoriana y jefa de la Oficina en Chile de ONU Mujeres, Gabriela Rosero Moncayo, visitó el Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile, donde conversó con académicos y alumnos, sobre el trabajo y los desafíos de ONU Mujeres para América Latina.

En la oportunidad, abordó los cambios que ha experimentado el escenario global, principalmente producto de la pandemia. “El Covid permitió visibilizar el trabajo que realizan principalmente las mujeres en el hogar y también obligó a muchas de ellas a dejar sus fuentes laborales para asumir el cuidado de sus niños y de adultos mayores. Otra cosa que permitió la pandemia fue la visibilización de la violencia intrafamiliar. Todo lo anterior hoy nos impone importantes desafíos en materia de cambios estructurales en nuestras sociedades”, explicó.

Asimismo, destacó que esta realidad nos obliga a mirar el relacionamiento que tenemos como países y como región, pues el Covid fue y es un enemigo común que demandó la puesta en marcha de redes de cooperación importantes y que no fueron fáciles de lograr.

“Otro elemento es que ocurrió en un momento especial donde mujeres y niñas, principalmente venezolanas, protagonizaban un proceso migratorio sin precedentes y, de la noche a la mañana, se vieron obligadas a continuar movilizándose, pero en un contexto de pandemia, con todo lo que ello implica”, aseveró.

Luego de la contextualización del escenario internacional, la jefa de ONU Mujeres Chile señaló que era el momento de rearmarse, pero advirtió que no había mucho tiempo para ello, porque estaba en juego el cumplimiento de la Agenda 2030 sobre Desarrollo Sostenible, tanto en términos de indicadores, como de financiamiento, especialmente en el caso de América Latina, donde los países debieron endeudarse para sobrellevar la pandemia y hoy enfrentan la desaceleración económica mundial y el riesgo, cada vez más evidente, de una recesión global en 2023.

“Entonces la pregunta es cómo desde la resiliencia nos recuperamos. Ello nos obliga, como ONU Mujeres, a revisar nuestra agenda estratégica y, en ese sentido, efectivamente apostamos porque la recuperación no puede basarse en el mismo modelo de desarrollo existente y sin pensar en sistemas nacionales y regionales de cuidados, que no solo se fundamente en una ley, sino que también en instituciones que logren articularse y contar con el presupuesto necesario para operar”.

A juicio de Gabriela Rosero, otros desafío en que debe trabajar América Latina es en la reducción  de la violencia de género, tanto en materia legislativa (endurecer las penas, como de reparación, para lo cual también se requiere contar con presupuesto.

“En este sentido, como ONU Mujeres, nuestro mandato es el apoyo a los gobiernos en el diseño e implementación de las políticas públicas que apuntan a resolver estos problemas”, concluyó.

 

 

IEI

Últimas noticias

Compartir:
https://uchile.cl/e191544
Copiar