Subsecretario Ahumada participa en Ceremonia de Egreso del IEI

La máxima autoridad de la Subsecretaría de Relaciones Económicas Internacionales y también académico de nuestro Instituto, se refirió a los principales desafíos de desarrollo que enfrenta el país.

Con una clase magistral dictada por el Subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales, José Miguel Ahumada, el Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile realizó, la tarde de ayer, la Ceremonia de Egreso de la trigésima segunda generación del Magíster en Estudios Internacionales; la décima primera del Magíster en Estrategia Internacional y Política Comercial; la tercera del Magíster en Desarrollo y Cooperación Internacional, y la sexta generación del Título Profesional de Especialista en Relaciones Internacionales.

La ceremonia fue presidida por la Directora del Instituto, prof. Dorotea López Giral, quien en la oportunidad destacó que “a través de los años, nos hemos ido posicionando como un centro de enseñanza e investigación multidisciplinario de las relaciones internacionales, el cual busca, a través de sus labores académicas, de investigación y extensión, contribuir en la preparación de sus estudiantes para que sean capaces de enfrentar los desafíos que plantea el contexto internacional y de nuestra región, camino en el que les deseamos mucho éxito, en particular hoy, que enfrentamos un mundo más vinculado y complejo, y que nuestro país se encuentra en un proceso de reflexión y mejora de nuestra inserción”.

Asimismo, resaltó que el Instituto ha sido pionero en el proceso de internacionalización de la Universidad. “Ejemplo de ello es la diversidad multidisciplinaria y, sobre todo, la rica diversidad de nacionalidades que componen sus generaciones aquí presentes, que han enriquecidos nuestros programas y nuestros espacios universitarios”.

Finalmente, la Directora del IEI dio a conocer que uno de los principales desafíos del Instituto para los próximos años es la implementación de un Doctorado en Estudios Internacionales, el cual ya se encuentra en proceso de aprobación por parte de las autoridades centrales de la Universidad.

Clase Magistral

Por su parte, durante su alocución, el Subsecretario Ahumada se refirió a los desafíos de desarrollo para Chile. Para contextualizar los retos que nuestro país tiene en esta materia, recordó que entre 1975 y 1982 se generaron importantes cambios tanto a nivel nacional como internacional. “En el ámbito interno, vivimos un ciclo de liberalización radical en términos de comercio, inversiones, privatizaciones e inserción internacional, tratando de especializarnos en aquellas ventajas comparativas que teníamos. Es así como en este período se generó una expansión en términos comerciales, específicamente en lo que se refiere al sector forestal, frutícola y pesquero, los cuales experimentaron un cierto proceso de diversificación. Pero estos pilares fundamentales sobre los cuales se erigió el tipo de crecimiento de ese período, tuvieron una fuerte presencia estatal en sus orígenes”, destacó.

El también profesor del IEI recordó que mientras esto sucedía en Chile, en el escenario internacional también se producían cambios trascendentales, como la enorme disponibilidad de créditos para las economías latinoamericanas y, con ello, también se dio inicio a un proceso de endeudamiento sin precedentes, lo que da origen a la famosa crisis del año ’80, “donde nuestra estrategia de desarrollo y de inserción internacional estalla en mil pedazos. La forma en que nuestro país enfrentó la crisis fue intentando anclar aún más el modelo de crecimiento de nuestras exportaciones, protegiendo ciertos sectores a través del aumento de los aranceles y siguiendo las reformas estructurales que se preparaban en los organismos internacionales y que hoy conocemos como el Consenso de Washington”.

Aunque el Subsecretario reconoció que este nuevo empuje a las exportaciones revitalizó el proceso económico nacional, también significó enormes costos sociales. “En este escenario se recupera la democracia en el país, lo que obliga a las nuevas autoridades a adoptar decisiones estratégicas en materia de modelo económico. En este punto de inflexión se decide, paralelamente a profundizar el patrón de inserción en torno a nuestras ventajas comparativas, iniciar ciertos procesos más heterodoxos en lo relativo a la regulación del mercado de capitales, la regulación cambiaria y al estímulo a las exportaciones. Es decir, se proyectó un reordenamiento a la forma como nos integrábamos en el escenario internacional”, explicó.

A juicio del profesor Ahumada, la historia reciente y los cambios experimentados en el mundo actual, nos obligan a dar un nuevo giro a nuestra política comercial con el objetivo de promover e incrementar las capacidades productivas locales, potenciar los encadenamientos productivos e incursionar, de manera mucho más activa, en nuevos sectores, como el de las energías renovables. “Todos estos cambios también nos permitirán la apertura de nuevos mercados”, concluyó.

 

 

 

 

 

 

IEI

Últimas noticias

Compartir:
https://uchile.cl/e193388
Copiar